ILUMINANDO SUS HOGARES DESDE 1975.



   
RESTAURACIONES.
 


   Ya en los inicios de nuestra andadura empresarial, ante la demanda por parte de nuestros clientes, decidimos abrir un Departamento de Restauraciones. Eran muchos los que nos pedían que diésemos nueva vida a sus antiguas lámparas, algunas de ellas de más de un siglo. Su tipología iba desde las grandes arañas de brazos de cristal, a las arañas de bronces sin cristal, pero fuese cuales fuesen sus características tenían en común el valor que les daba el paso del tiempo. Al igual que un antiguo cuadro su belleza era formidable y su terminación de una perfección que ya no se encuentran lámparas de ese calibre.

   En la actualidad, nuestro Departamento de Restauraciones ha adquirido una enorme importancia pues la gente, hoy en día, es más consciente del valor de las antigüedades. Además de la restauración de arañas de cristal y bronce, también nos dedicamos a la restauración de objetos antiguos de bronce y otros metales, tales como máquinas registradoras y relojes de pared.

   En el taller de restauraciones recobramos el aspecto original de las piezas que nos traen.
 



   Son muy entrañables los casos, en los que un anciano recuerda cómo la lámpara que le entregamos restaurada tiene el mismo aspecto que tubo, cuando estaba colgada en la casa de su niñez.

   Les explicaremos sucintamente como es el proceso de restauración, para que se den una idea de nuestro trabajo: En primer lugar, cuando alguien nos llama pidiéndonos que restauremos su lámpara, aplique, o antigüedad, vamos a su casa para hacer un estudio preliminar, ver su estado, su tamaño, los desperfectos, y demás detalles técnicos, con el fin de dar un presupuesto, sin ningún compromiso. En caso de que el cliente viva en otro lugar o Comunidad, nos puede enviar la pieza y en nuestro taller, hacer dicho estudio. Referente a los precios, éstos varían mucho dependiendo de las características particulares de la lámpara y de lo que el cliente desee hacer. Cada pieza es un mundo aparte, no hay dos iguales. Lo siguiente que hacemos es desmontar por completo el objeto o la araña y así eliminar los cables viejos y portalámparas. Las piezas ya sueltas, de bronce se someten a pulido o baño de oro y lacado, como protección externa. Las pìezas de cristal se limpian interna y exteriormente. Después se vuelve a montar con todos los cables y portalámparas nuevos, y aquellas piezas que se encuentran dañadas se sustituyen o reconstruyen, en función de los casos.

   Éstos son algunos de los pasos principales, aunque cómo ya hemos apuntado, cada lámpara es una joya única y cómo tal requiere un cuidado especial.

  Cómo dice el refrán popular "para muestra un botón", por ello les exponemos a continuación una serie de algunos de nuestros trabajos, antes y después de concluirlos, para que ustedes mismos juzguen. 
 

                                    ANTES                             DESPUÉS


 


 


 


 


 


 

 


 



 




   Entre nuestras restauraciones más prestigiosas se encuentra la gran araña de cristal perteneciente al Conjunto Histórico Casa Estrada en Bimenes (Asturias). No sólo dimos nueva vida a esa lámpara, sino que con unas piezas que se suprimieron ideamos una precioso candelabro a juego con la araña. A continuación les exponemos algunas fotos de dicho trabajo. 


 


 


   También es digna de mención la enorme lámpara de bronce de la Iglesia de Santa Dorotea de Barro (Balmori - Llanes).

 


 


    Así mismo, hemos restaurado la antigua Araña de Cristal de murano y bohemia de la Iglesia de San Antonio Abad, situada en la parroquia de la Foz de Morcín.

 




   Por último, queremos destacar la restauración que realizamos de la lámpara estilo Imperio que decoró a comienzos del siglo XX la Casa Palacio de Huelva, más conocida como "Palacio de los Litri".


© Rocalamp, 2007-2016
Todos los derechos reservados.